Archivo mensual: agosto 2013

Museo de la Ciudad (Chervo)


Tomasa Contreras de Ferreyra:

La primera nicoleña fotografiada en la historia

 1ra. Nicoleña fotografiada                                   Foto : Tomasa Contreras de Ferreyra y su bebé

 En el marco del trabajo que se viene desarrollando de Fototeca en el Museo Chervo con el auspicio de Ternium Siderar y la Municipalidad, y con el aporte de instituciones como Rumbo, el Diario El Norte, la Escuela de Arte y el propio Museo de la Ciudad, se pudo identificar lo que serìa -hasta ahora- la foto mas antigua tomada a una vecina de nuestra ciudad.

Con el título “Una foto”, César Bustos, el encargado de digitalizar fotgofrafìas en en el marco del programa “Fototeca” nos cuenta: “El sábado pasado, al llegar al Museo Chervo, donde estamos desarrollando los trabajos de la Fototeca San Nicolás, gracias al auspicio de Ternium Siderar y la Municipalidad, y con el aporte de instituciones como Rumbo, el Diario El Norte, la Escuela de Arte y el propio Museo de la Ciudad, fui recibido con una grata sorpresa.

En una caja, esperando ser catalogado y estudiado como corresponde, habían hallado lo que se suponía era un daguerrotipo. Sin duda, todos esperaban ver mi cara de satisfacción, sobre todo al mostrarme los datos que figuraban al dorso. No los defraudé.

No es para menos, estaban presentándome no solamente la foto más antigua tomada en San Nicolás, de que se tenga conocimiento a la fecha, sino una pieza de suma importancia por todo lo que significa.

Era la imagen, de pequeñas dimensiones, de una mujer con un bebé, pero en un marco amplio y profundo, idéntico al que se usaba para contener los daguerrotipos, de color negro con ribetes dorados. La misma parece haber sido iluminada (coloreada), pero si así fue, el color se ha desvanecido en gran medida y solo se aprecian leves cambios de tonalidad en las ropas. Sin embargo, a través del vidrio que la cubre, puede verse que la mujer tiene aros y un prendedor dorados, los cuales no parecen pintados, sino hechos mediante laminillas, posiblemente de oro, adheridas a la foto.

La dama del retrato es Tomasa Contreras de Ferreyra, y el niño, Manuel Carlos Ferreyra, su hijo, nacido el 22 de octubre de 1859. Este pequeño estudió luego medicina y llegó a ser inspector del Departamento Nacional de Higiene. Murió muy joven, en el ejercicio de su cargo, cuando viajaba en el vapor “Chile”, entre Buenos Aires y Río de Janeiro, el 17 de noviembre de 1901. Su cadáver fue arrojado al mar, pues faltaban tres días para llegar a Río.

Su madre, la del retrato, donó la casa familiar, de calle Rivadavia y Pellegrini, por testamento del 3 de junio de 1915, con la condición de que se instalara un dispensario de salud y sala de primeros auxilios, y se dedicara a la memoria de su hijo.

Cumpliendo este deseo, durante la intendencia de Tomás Bonfiglio, el 30 de agosto de 1919, fue inaugurada allí la Asistencia Pública “Doctor Carlos Ferreyra”, bajo la dirección del Dr. Juan Amestoy, secundado por Maximiliano G. Vázquez y Francisco Robles.

Por lo tanto, esta foto tiene un valor muy significativo para los nicoleños. Sin embargo su importancia como elemento de investigación no termina allí. Desde el punto de vista del tema que nos convoca, es una pieza testimonial que nos ubica en una época muy especial en el desarrollo del arte fotográfico. Por lo que puede apreciarse a través del vidrio que la cubre, se trataría de un ambrotipo, aunque no puede reconocerse a ciencia cierta el soporte usado. Pero podemos afirmar que no es un daguerrotipo.

Vale recordar que la fotografía registra su nacimiento en Francia en 1839, con el nombre de daguerrotipo, en honor a uno de sus inventores, Louis Daguerre. El daguerrotipo se hacía sobre una placa de cobre con una superficie de plata pulida y se revelaba mediante vapor de mercurio. A este producto le siguió otro similar, llamado ambrotipo, que no se hacía sobre metal, sino sobre vidrio. También hubo un tercero, que por imprimirse sobre una chapa de hierro laqueada, se lo llamó ferrotipo.

Estas tres primeras generaciones en la técnica fotográfica tienen un común denominador: mediante ellas se obtienen piezas únicas, donde la imagen original se ve en positivo. En los procedimientos posteriores, ya se introduce el negativo, a partir del cual se pueden obtener todas las copias que se deseen.

El nuevo arte tuvo un desarrollo inmediato, sobre todo en Estados Unidos, donde sus cultores se multiplicaron vertiginosamente e hicieron innumerables aportes. También se difundió rápidamente al Río de la Plata. En febrero de 1840, arribó a Montevideo la corbeta francesa L’Orientale. En la misma venía el abate Louis Compte, quien traía una máquina de daguerrotipia y realizó algunas tomas”.  

Fuente: http://www.diarioelnorte.com.ar/bitacoras-urbanas.html

INSTAMOS A TODOS LOS CIUDADANOS NICOLEÑOS a colaborar en la maravillosa tarea del Museo de la ciudad, encabezada por el laborioso Sr. Santiago Chervo, acercando y donando fotografias familiares nicoleñas para ampliar el extraordinario fondo fotográfico ya existente. LLegue al Sr. Santiago Chervo a través de este simple homenaje todo nuestro reconocimiento y gratitud.

Guarda corazon

Feliz Día del Niño !!


Lectura familia

Cada uno somos el contiguo de otro.
En las  junturas quedará la historia
de una buena esperanza remendada.

         “Croquis para algún día”. Mario Benedetti.

Guarda flores rojas

BULLYING


Bullying: un flagelo

que es preciso conocer para que no se expanda

El fenómeno crece en el país. Sólo en Capital y Provincia se denunciaron más de 700 casos en el último semestre. Especialistas consultados por Infobae resaltaron la importancia de fortalecer la educación emocional de los niños

Bullying

El bullying u hostigamiento infantil definitivamente dejó de ser “cosa de chicos” y se convirtió en un fenómeno de violencia infantil que crece en la Argentina. 

El acoso escolar (o bullying) es una forma común de violencia contra los niños. Según investigaciones de Unicef, entre el 50% y el 70% de los estudiantes en América Latina fueron acosados o bien testigos de incidentes de bullying. Si bien el maltrato escolar no es un fenómeno nuevo, recientemente la tecnología y las redes sociales multiplicaron exponencialmente el alcance y el impacto de este problema. El acoso cibernético (o cyberbullying) se lleva a cabo en internet y con teléfonos celulares y puede tener, como el acoso escolar, consecuencias negativas en la salud mental: el abuso de sustancias y hasta el suicidio.

En la Argentina, se calcula que el 15% de los niños y adolescentes está vinculado a casos de acoso escolar, ya sea como agresores o como víctimas. Al menos 240 mil niños y adolescentes argentinos son víctimas del bullying. “El 17% de ellos suele faltar a la escuela para evitar el maltrato, otro 10% sufre lesiones graves, y 7% intentó suicidarse a causa de la persecución permanente“, precisó a Infobae la doctora Paola Spatola, ex diputada nacional y presidente del Centro de Estudios para la Convergencia Ciudadana.

Sobre el caso de Wilde, consideró que “se llega a este nivel creciente de bullying y acoso escolar porque los jóvenes van probando qué límites hay, y evidentemente tanto las autoridades de los colegios como los padres de los alumnos no están siendo claros y contundentes en esta materia. No hay educación sin sanción, ni sanción sin educación“.

Sólo en los últimos seis meses de 2013, en las escuelas de la Ciudad y del conurbano bonaerense se denunciaron más de 780 casos de bullying, por lo que crece la preocupación por el aumento de esta forma de hostigamiento.

Así lo reveló un estudio de la recientemente creada ONG Bullying Sin Fronteras dirigida por ell abogado Javier Miglino, quien explicó que “las denuncias que llegan a los juzgados vienen creciendo a un ritmo anual del 30%, y no sorprende para nada, porque en la Argentina estamos observando que hay un problema gravísimo con la violencia en los espacios educativos”.

En los últimos cuatro años, hubo seis casos de nenes fallecidos a partir de casos concretos de bullying. Dos hechos ocurrieron en este 2013, en Corrientes y Misiones. Lo que se visualiza es una mayor presencia de violencia física en las denuncias que llegan a la Justicia. Por eso, hay hechos gravísimos con niños lastimados, con consecuencias tremendas en sus vidas”, insistió Miglino.

Del total de los casos denunciados según la ONG, 460 ocurrieron en la Ciudad de Buenos Aires y 320 en el Conurbano. El año pasado fueron más de 600 los episodios. Y vaticinan que “este año las cifras terminarán  por encima de los 800 casos”.

“Pocas son las escuelas que se comprometen directamente con este fenómeno del bullying. Claramente la sociedad argentina tiende a miniminzarlo. Los padres y la sociedad en su conjunto deberían apostar por una educación democrática y no autoritaria, pero con reglas claras y límites justos. Debemos apelar a la sensatez y la responsabilidad de los medios de comunicación para avanzar en la autorregulación de ciertos contenidos. Esta es la prevención primaria, que constituye el primer dique de contención de los abusos escolares”, agregó Spatola.   

“La Justicia pone muchísima voluntad en las denuncias, se involucra con los chicos y sus familias; sin embargo, los tiempos de respuesta son lentos en función de lo que requieren los denunciantes”, señaló Miglino.

A lo que la licenciada Andrea Baldantoni, especialista en niños, adolescentes y familias de Hémera, centro de estudios del estrés y la ansiedad, agregó: “Un niño que se siente intimidado y maltratado por sus compañeros de forma repetida y sostenida, expuesto a agresiones físicas, verbales o sociales, es un niño en riesgo. El bullying es inaceptable, afecta al niño acosado, al acosador y al espectador“.

“Los Estados actúan exactamente igual que la sociedad:minimizan el tema, y la realidad es que esta problemática traspasó todas las clases sociales, es un fenómeno global“, destacó Spatola.

Y por eso este tiempo hipertecnológico y el uso masivo de las redes sociales por parte de jóvenes y adolescentes genera un nuevo fenómeno dentro del bullying, que es el ciberacoso o ciberbullying.

En el esfuerzo por detener al bullying, es importante “fortalecer” emocionalmente a los chicos y prepararlos para que puedan resolver conflictos sin violencia y no ser “presa fácil” del maltrato.

A algunos chicos cuesta más herirlos que a otros. Ahora, ¿qué es lo que hace que un niño sea más vulnerable que otro frente a una situación de maltrato escolar? “La respuesta se encuentra en la capacidad de los niños para ser resilientes, en su empatía y en su capacitación emocional”, explicó Baldantoni.  

Con frecuencia, en hogares cálidos y contenedores, es difícil para los niños ver que otras personas pueden lastimar a sus pares. Con las mejores intenciones, los padres hacen un esfuerzo para “mostrar el lado bueno de la vida, del mundo y las personas” y los chicos se desmoronan al darse cuenta de que las cosas no son tan así.

Los niños deben saber que a cualquier lado que vayan es factible encontrarse con niños y personas que pueden ser crueles. Es importante enseñar a nuestros hijos a “filtrar” las conductas de los otros, a discriminar entre lo que está bien y mal y no creer siempre en lo que los demás niños dicen. Un chico que está “emocionalmente preparado y ajustado” puede ponerse en el lugar del otro, registrar la “crueldad o el abuso” como algo externo y perjudicial y hacer algo al respecto.

La empatía y la resiliencia, dos ideas fundamentales

La empatía es la capacidad que tienen los chicos de ponerse en el lugar del otro, de reconocer las emociones de los demás y sintonizar con las señales que indican lo que los demás necesitan o desean. Es el poder reconocer las propias emociones y la de los demás; es una habilidad que se puede “ejercitar” y desarrollar. Preguntas como: “Si a vos te hicieran esto, ¿cómo te sentirías? ¿Cómo creés que se siente tu compañero?” pueden ayudar como puntos de partida.

La resiliencia, en tanto, es la capacidad para afrontar con éxito la adversidad, el trauma, la tragedia, las amenazas o incluso fuentes importantes de estrés, ansiedad e incertidumbre. Que un niño sea resiliente no significa que no experimentará dificultades o angustia frente a una pérdida o trauma importante. Significa que tiene la capacidad para seguir adelante, para aprender de lo acontecido, rescatar los recursos internos que lo ayudaron a resolver la situación y a fortalecerse en el proceso.

15-08-13 | Tendencias

Fuente: http://www.infobae.com/notas/724982-Bullying-un-flagelo-que-es-preciso-conocer-para-que-no-se-expanda

LIBRES DE BULLYING : Equipo de Diagnóstico , Prevención e Intervención: Ministerio de Educación – UNICEF.

LIBRES DE BULLYING – Unicef – Ministerio de Educación

Guarda corazon

Niños Hiperactivos


Francia desmonta el negocio de las farmacéuticas en torno a los llamados

“Niños hiperactivos”

Niños Hiperactivos

Mientras en Estados Unidos alrededor del 9% de los escolares han sido diagnosticados con Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH) y en Francia apenas un 0,5%. ¿Cuál es el motivo?

La terapeuta familiar estadounidense y doctora en psicología, Marilyn Wedge, explicó en una columna en el portal especializado Psychology Today, que en EE.UU “los psiquiatras consideran al TDAH como un trastorno biológico con causas biológicas, por lo que el tratamiento elegido es también biológico: medicamentos psicoestimulantes como Ritalin y Adderall”.

En cambio, señala la especialista, “los psiquiatras franceses, ven el TDAH como una condición médica que tiene causas psico-sociales y situacionales”, esto quiere decir que en lugar de tratar los problemas de comportamiento con medicamentos, los profesionales parisinos se centran en el contexto social del niño. De este modo, el problema se trata con psicoterapia o terapia familiar. “Esta es una manera de ver las cosas muy diferente a la tendencia estadounidense de atribuir todos los síntomas a una disfunción biológica, como un desequilibrio químico en el cerebro del niño”.

Además, la profesional explica que por lo general, en Francia no se utiliza el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM). Según el sociólogo Manuel Vallee, la Federación Francesa de Psiquiatría ha desarrollado un sistema de clasificación alternativo llamado CFTMEA (Classification Française des Troubles Mentaux de L’Enfant et de L’Adolescent), lanzado por primera vez en 1983 y actualizado en 1988 y 2000. “El enfoque de CFTMEA es identificar y abordar las causas subyacentes de los síntomas psicosociales de los niños”, explica.

“En la medida en que los médicos franceses tienen éxito en encontrar y reparar lo que ha ido mal en el contexto social del niño, menos pequeños califican para el diagnóstico de TDAH. Por otra parte, la definición de TDAH no es tan amplia como en el sistema americano, que, a mi juicio, tiende a ‘patologizar’ gran parte de lo que es el comportamiento normal de la infancia. El DSM no considera específicamente las causas subyacentes. Por lo tanto, lleva a los médicos dar el diagnóstico de TDAH a un número mucho mayor de niños sintomáticos, alentando al mismo tiempo a tratar a los niños con los productos farmacéuticos” complementa la experta.

Alimentación y estilo de vida

Por otro lado, Wedge dice que el sistema parisino toma en cuenta factores como la alimentación, pues algunos colorantes artificiales y preservantes pudieran afectar la conducta de los menores. “En los Estados Unidos, el enfoque estricto sobre el tratamiento farmacéutico del TDAH, anima a los médicos a pasar por alto la influencia de factores dietéticos sobre el comportamiento de los niños”, explica.

Además, señala que en Francia también influye el estilo de crianza de los padres, que se caracteriza por establecer límites claros. Ella afirma que es muy difícil que en una familia francesa, un niño “picotee” entre comidas, ya que la mayoría ha aprendido que las comidas son cada 4 horas y que deben esperar pacientemente si les da hambre a una hora que no corresponde.

“Como terapeuta que trabaja con niños, tiene perfecto sentido para mí que los niños franceses no necesiten medicamentos para controlar su comportamiento, porque aprenden autocontrol temprano en sus vidas. Los niños crecen en familias en las que las reglas son bien entendidas, y existe una jerarquía familiar clara. En las familias francesas, los padres se hacen firmemente cargo de sus hijos, al contrario del estilo de la familia estadounidense, en el que la situación es muy a menudo viceversa”, finaliza.

 Fuente: http://www.biobiochile.cl/2013/06/03/por-que-casi-no-hay-ninos-franceses-hiperactivos-o-con-deficit-atencional.shtml